¿Cómo comprar una empresa?

A la hora de entrar en un nuevo negocio existen varias posibilidades que llevar a cabo. Podemos partir de cero y crear nosotros la empresa o bien podemos comprar una empresa ya establecida. Es aquí donde en este articulo nos queremos centrar hablando de las distintas formas en las que se puede comprar una empresa.

¿Cómo podemos comprar una sociedad?

1: En efectivo: NO es la manera más habitual y menos hoy en día donde la falta de liquidez es bastante evidente. Sin embargo, hay inversores que compran empresas pagando toda la cantidad al instante de la compra. Evidentemente es lo ideal para el vendedor, aunque no siempre se les ofrece esta posibilidad.

También es costumbre que el inversor que ofrece pagar todo de golpe exija un mayor descuento en la compra pues es consciente de que el resto de ofertas que pudieran haber sobre esa empresa (si las hubiere) es muy probable que la compra se estableciera en plazos.

¿Por qué se compra en plazos?

Pues porque de esa manera el comprador puede financiar parte de la compra a costa del vendedor. De hecho, puede pasar que la persona que compre a plazos una empresa tenga el dinero suficiente para pagar todo de golpe pero prefiere hacerlo de esa manera por varias razones.

-El dinero a lo mejor lo tiene invertido en otra inversión.

-Lo tiene en bienes inmuebles los cuales por cierto son difíciles de transformar en dinero rápido.

2: Compra a plazos: Es la habitual en los negocios. Normalmente se da una pequeña entrada y los siguientes plazos se establecen según la negociación y contrato que hayamos firmado.

Es muy importante establecer correctamente los términos del contrato pues en ocasiones los plazos de pago no se cumplen por lo que que el vendedor debe recuperar de manera rápida la propiedad del negocio. Y si se hacen las cosas bien no tiene por qué haber ningún tipo de problema.

Es normal en estas ventas garantizar los pagos mediante instrumentos como el pagare o la letra cambiaria.

3: Compras sobre éxito: Las llamamos nosotros así porque son un tipo de compraventas que últimamente con la crisis están apareciendo. Estas compras se dan cuando un propietario de un negocio quiere desprenderse de un negocio pero no encuentra comprador, es entonces cuando aparece un comprador el cual compra su negocio sin poner un euro, pues los pagos se irán haciendo según los beneficios que vaya generando el negocio.

De esa manera, el vendedor deja de gestionar el negocio y es el nuevo gestor el encargado de intentar obtener beneficios, los cuales, deben ir destinados a saldar la deuda por la compraventa en una primera instancia. Hasta entonces, todo euro ingresado que de beneficio va a parar al vendedor hasta saldar la deuda.

Este tipo de compraventas no son habituales aunque por suerte desde Dax tenemos propietarios de negocios que buscan esta fórmula para dar salida a sus negocios.

Asesoria Online Pyme