¿Qué opción es mejor a la hora de empezar un nuevo negocio?

¿Autónomo, sociedad limitada? ¿Que interesa más?

A la hora de comenzar un nuevo negocio son muchos los que no saben que opción elegir.

A modo de resumen intentaremos explicar algunas de las ventajas e inconvenientes de las dos opciones más utilizadas por los españoles, el autónomo y la sociedad limitada. Otras figuras como la sociedad anónima, comunidad de bienes, sociedades civiles…las dejaremos para otros artículos.

-Autónomo: La elección del autónomo es la más simple en todos los sentidos ya que darnos de alta se hace de manera rápida y las obligaciones contables que hay cumplir con  la administración son también bastante menos problemáticas que en sociedades.

Sin embargo, la ventaja que te da la sociedad limitada que es la “Responsabilidad limitada” no te la da la figura del autónomo.

Los autónomos en caso de tener deudas ya sea contra la administración o con algún proveedor responderán ellos personalmente de las mismas. Con la nueva ley de emprendedores se ha intentado mitigar en cierta medida esto poniendo una serie de restricciones, sobre todo en lo relacionado a la vivienda habitual, pero el problema sigue estando ahí.

La figura del autónomo puede ser la mejor para aquellos que están empezando y no quieren tener que asumir los costes de sociedades (cuentas anuales, gestores…), pero siempre hay considerar el hecho de que a partir de cierto nivel de ingresos siempre nos será más rentable la opción societaria.

-Sociedad limitada: Esta figura es junto con la del autónomo la más usada tanto por pymes como por empresas de tamaño medio. La ventaja que da la sociedad limitada es que limita la responsabilidad de los socios, esto lo que quiere decir es que en caso de quiebra los socios solo podrán perder el capital que han aportado a la empresa.

No responden de las deudas en circunstancias normales.

Otra de las diferencias existentes entre el autónomo y la sociedad es que la sociedad funciona bajo un órgano de administración, el cual, puede venir por la figura del administrador único o por la del consejo.

La figura de la Sl también a veces da mayor imagen empresarial, pues no es raro encontrarte con proveedores que para trabajar con ellos te exigen funcionar bajo el modelo de sociedad.

Ahora vamos a los inconvenientes. Las sociedades tienen  que cumplir con más obligaciones que los autónomos, esto puede significar que se tenga que contratar una asesoría para que le lleven las gestiones…algo que no todos pueden permitirse.

Además del coste del asesor también está el coste de las cuentas que aun siendo poco también suma.

Sin embargo, el mayor inconveniente que hemos podido encontrar a la hora de crear una Sociedad es el incremento en la cuota de autónomos realizada por el actual gobierno pasando de los 250€ típicos a los 314€ que se pagan hoy día.

La cuota mínima de cualquier administrador de empresa sin ningún tipo de subvención queda en 314€, un 30% de lo que pagaría cualquier autónomo en su cuota mínima.

De ti depende elegir una opción u otra.

Asesoria Online Pyme